Saltar al contenido

Onomichi

Ubicada alrededor del Mar interior de Seto, la pintoresca ciudad de Onomichi (尾 道), sirvió de inspiración para hacer el anime de Ponyo del Studio Ghibli, y de una infinidad de creaciones artísticas. La ciudad está conectada con varias de las pequeñas islas del Mar de Seto, a través de puentes como: Shimanami Kaido, y con rutas hechas en barco. En esta localidad también son muy conocidas sus colinas, senderos y sus gatos callejeros.

Allá por el siglo XII, Onomichi fue una ciudad muy importante dentro de Japón, por su gran actividad comercial. Esta actividad comenzó en año 1168 cuando desde el puerto de Onomichi se realizaban transportes de arroz de una ciudad a otra, dando a esta localidad la subida económica que necesitaba, motivo por el cual esta ciudad consiguió desarrollarse a pasos agigantados.

Según su prosperidad iba en aumento, en la ciudad costera de Onomichi, se construyeron un gran número de templos budistas y santuarios sintoístas. En total unas 25 edificaciones y lugares de culto.

Para visitar estos templos y santuarios hay seguir los diferentes senderos montañosos, divididos en unos 2.5 km, que se abren camino a través de los edificios y casas históricas de la ciudad. En algunos de ellos, podrás disfrutar de una de las mejores vistas de la localidad costera de Onomichi.

Incluso siendo una localidad pequeña, Onomichi ha servido de inspiración para muchos artistas, algunos de ellos nacidos en esta misma localidad, además de ser el escenario de innumerables series y películas.

Shimanami Kaido

Shimanami Kaido es una carretera de algo más de 60 kilómetros que comienza en la Isla principal de Japón, Honshu, en la ciudad de Onomichi. No es la única carretera que cruza el mar interior de Seto pero en la actualidad si es la única que permite recorrerla andando o en bicicleta. Al dirigirnos desde Onomichi hasta la Isla de Shikoku, más concretamente hasta la ciudad de Imabari, pasaremos a través de seis islas; Mukaishima, Innoshima, Ikuchijima, Omishima, Hakatajima y Oshima

Esta curiosa maravilla arquitectónica también nos deja apearnos en las pequeñas localidades que se encuentran en las seis islas nombradas con anterioridad.